Posteado por: rolandoaguillon | agosto 16, 2010

Slow Food, la antítesis de la comida rápida


El estrés, la falta de tiempo y la proliferación de productos poco saludables imperan en una sociedad donde las prácticas alimenticias y los hábitos de los consumidores varían constantemente. Todos estos aspectos son los causantes de la creación de movimientos y asociaciones que se preocupan por fomentar el uso y disfrute de una dieta sana, y que nacen como contraposición a la popular comida rápida.

Slow Food es un movimiento internacional que promueve la cultura de la alimentación de calidad y defiende la necesidad de información por parte del consumidor. Es una asociación internacional nacida en Italia en 1986, como respuesta a la invasión homogeneizadora del fast food y al frenesí de la fast life. Los lemas de este movimiento son educar y educarse por la cultura alimentaria y del gusto, que se sustenta en el despertar y formación de nuestros sentidos; en la degustación como experiencia formativa y de conocimiento; en aprendizaje de las técnicas productivas de los alimentos. Entre las muchas causas por las que luchan está la denuncia a través del Arca del Gusto, en la que estiban simbólicamente variedades vegetales y razas animales en peligro de desaparición. También se defienden antiguas técnicas de producción, artículos excelentes y los lugares donde se elaboran.

“Slow Food” predica la importancia de que las personas deben comer y beber lentamente, dándose tiempo para saborear los alimentos, disfrutando de su preparación en convivencia con la familia, con los amigos, sin prisa y con calidad.
El movimiento, encabezado por la Slow Food International Association, cuyo símbolo es un caracol, tiene la idea clara de contraponer al espíritu del Fast Food para eliminar la “prisa” y la “locura” generada por la globalización, para dar paso a la “calidad de vida” y “calidad del ser”. Esta tendencia slow ha permeado otras áreas de las sociedades europeas, por ejemplo: según la revista Business Week, los trabajadores franceses que han adoptado este estilo de vida de “hacer y trabajar con calma” producen 20% más que los estadounidenses amantes del “does it now” (Hágalo ya!)

Contra la comida rápida, slow food impone una nueva práctica, sencilla y saludable: dejarse deleitar por el placer de degustar un buen plato natural y ecológico. Promueve asimismo una agricultura sostenible, respetuosa con el medio ambiente, la identidad cultural de los pueblos y el bienestar animal. Revindica la soberanía alimentaria, es decir, el derecho de cada comunidad a decidir qué quiere cultivar, producir y comer.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: