Posteado por: rolandoaguillon | marzo 17, 2010

La importancia de la respiración, en el entrenamiento


La respiración es esencial: para vivir necesitamos de aire, y esto que parece una obviedad es bueno recordarlo de cualquier forma, y más aún al momento de ejercitar o hacer algún deporte: la forma e intensidad con la que tomemos aire influirá en nuestra “performance”.

Una de las primeras dudas que pueden surgir es si, al hacer ejercicio, debemos respirar por la boca o por la nariz. La forma más correcta de incorporar el aire es a través de la nariz, ya que gracias a los capilares propios de las fosas nasales el aire adquiere la temperatura correcta para así llegar a la traquea y a los pulmones. Además, estos mismos capilares no permiten la entrada de polvo, microorganismos o cualquier otra partícula que podría ser dañina o causar infecciones respiratorias.

Sin embargo, es posible que al hacer ejercicio se necesite más aire, por lo se comience a incorporarlo a través de la boca, esto es algo natural.

A medida que una persona entrena su sistema respiratorio y su forma de respirar van cambiando, de hecho, se van ampliando. Los deportistas o aquellos que están entrenados realizan respiraciones más profundas y con menos asiduidad. Esta forma de respirar es más eficiente ya que al tiempo que requiere de un menor esfuerzo por parte de los músculos respiratorios, hace que el aire esté más tiempo en contacto con la sangre.

Cuando alguien recién comienza a hacer ejercicio, es natural que se canse y comience a jadear, aumenta la ventilación al mismo tiempo que la frecuencia respiratoria, esto se denomina taquipneica.

Hay también otras circunstancias particulares, como el calor o la humedad excesiva que pueden causar un cuadro de esta naturaleza: el aumento de la relación ventilación/perfusión es para asegurar una correcta oxigenación de los tejidos.

“Comúnmente, creemos que, cuando estamos cansados, son los músculos que mueven el cuerpo los que están fatigados”, comenta Claes E.G. Lundgren, profesor de fisiología y biofísica en la Universidad de Buffalo. “Sin embargo, la carga de trabajo extra de los músculos de la respiración es muy importante, particularmente bajo el agua, durante ejercicios prolongados o de alta intensidad, como la natación”.

Como otros estudios han mostrado, cuando los músculos que intervienen en la respiración se fatigan, el cuerpo pasa al modo de supervivencia y “roba” flujo sanguíneo y oxígeno de los músculos locomotores, redirigiendo estos flujos hacia los músculos de la respiración para permitir que el nadador continúe respirando. Privados de oxígeno y de combustible, los músculos locomotores se fatigan

Aumentando la fuerza y resistencia de los músculos respiratorios, se reduce su fatiga durante el ejercicio sostenido, permitiendo a los buzos y nadadores sostener su esfuerzo muscular más tiempo sin cansarse.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: