Posteado por: rolandoaguillon | marzo 17, 2010

Inteligencia emocional


A pesar de que en cierto modo parece existir alguna relación entre el coeficiente intelectual y las circunstancias por las que discurre la vida de una persona, actualmente se reconoce que las calificaciones académicas, el coeficiente intelectual o los tests de aptitud académica son incapaces de predecir el éxito en la vida. Aunque suele ocurrir que las personas con un coeficiente intelectual bajo tiendan a desempeñar trabajos mal pagados y las de coeficiente intelectual alto tiendan estar mejor remunerados, esto no siempre ocurre así. Parece ser que el coeficiente intelectual aporta solamente un 20% de los factores que determinan el éxito de una persona.

De hecho, un estudio de seguimiento con estudiantes egresados de Harvard dejó claro que quienes habían obtenido las calificaciones universitarias más altas no habían alcanzado un éxito laboral comparativamente superior ni un nivel de felicidad o satisfacción mayor que sus compañeros que habían alcanzado calificaciones inferiores.

La vida emocional de una persona está constituida por un conjunto de habilidades que pueden dominarse con mayor o menor pericia.

Existen evidencias claras una de que las personas que gobiernan adecuadamente sus sentimientos, y asimismo saben interpretar y relacionarse efectivamente con los sentimientos de los demás, disfrutan de una situación ventajosa en todos los ámbitos de la vida, desde las relaciones íntimas y familiares hasta las laborales.

Además, estas habilidades emocionales pueden ser desarrolladas en los niños si se trabaja con ellos adecuadamente. Por lo tanto debería invertirse más tiempo en ayudar a los pequeños a identificar y cultivar sus habilidades naturales.

Qué es inteligencia emocional

A partir de estos análisis ha crecido el interés en lo que se ha denominado inteligencia emocional, que describe características de las personas de acuerdo con cinco competencias principales:

  1. El conocimiento de las propias emociones
  2. La capacidad de controlar las emociones
  3. La capacidad de motivarse uno mismo.
  4. El reconocimiento de las emociones ajenas.
  5. El control de las relaciones.

Afortunadamente, el cerebro es asombrosamente plástico y se halla sometido a un continuo proceso de aprendizaje. Las deficiencias en la habilidad emocional pueden remediarse y con esfuerzo, cada uno de estos dominios puede llegar a mejorarse.

A diferencia de lo que ocurre con los test habituales para medir el Coeficiente Intelectual, no existe un solo test de papel y lápiz capaz de determinar el grado de inteligencia emocional de una persona. Toda persona posee inteligencia cognitiva e inteligencia emocional, aunque lo cierto es que la inteligencia emocional aporta, con mucha diferencia, la clase de cualidades que más nos ayudan a convertirnos en auténticos seres humanos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: